La Guajira

Uno de los planes estrella del departamento es la observación de aves en los impresionantes parajes naturales que combinan los paisajes de mar, desierto y montaña. Se recomienda realizar una ruta especializada, con una duración de cuatro días y tres noches, en la que se pueden observar algunas especies como la guacharaca en el SFF Los Flamencos, el chamisero en la serranía del Perijá, la pava negra en los Montes de Oca y las gaviotas en Palomino; además de otras especies como el flamenco rosado y el ruiseñor guajiro, esta última endémica del departamento. Información History Travelers Dirección Cl. 9 # 3-52 celular 310 277 1745 teléfono (5) 728 0236 PW www.historytravelers.co

Como su nombre lo indica, los protagonistas de este santuario natural son los flamencos, que se alinean sobre las lagunas, de modo que su particular color rosado contrasta con las distintas tonalidades de azul del agua y el cielo. Los visitantes pueden observarlos de cerca, en un placentero recorrido en cayucos (botes artesanales indígenas). Además de los flamencos, en el santuario hay una gran diversidad de especies de aves y tortugas, que lo convierten en un destino único. Esta reserva se encuentra ubicada en el corregimiento de Camarones, a tan solo 20 minutos de Riohacha. Teléfono (5) 728 2636

En el límite con el departamento del Magdalena se encuentra este corregimiento que, contrario a los demás destinos de la Guajira, desérticos, resalta por su vegetación frondosa. Además, su gran variedad de fuentes hídricas como el río Palomino, la quebrada Valencia, el río San Salvador y el mar Caribe, lo han convertido en los últimos años en uno de los destinos preferidos por los viajeros jóvenes o “mochileros”. Debido a esto hay una gran variedad de hostales, desde los más lujosos a los más bohemios, y se realizan diversos festivales culturales con las mejores bandas de la escena musical colombiana. Sumado a esto, se pueden realizar actividades como surf, kayak y tubbing, actividad que consiste en lanzarse en neumáticos por el río. Se recomienda tener especial cuidado con la corriente del mar.

Lo que hace muchos años era una ranchería indígena a orillas del mar se ha convertido en uno de los destinos más visitados del departamento. Debido a esta transformación, ahora hay una gran variedad de hoteles de estilo rústico que conservan la arquitectura tradicional wayúu. Muchos de ellos ofrecen las típicas enramadas frente al mar, con chinchorros para descansar mientras cae el atardecer y salen las primeras estrellas. La marea de la playa principal se caracteriza por su tranquilidad, ideal para bañarse con niños pequeños. Se trata sin lugar a dudas del destino predilecto para personas que quieren desconectarse del ruido, pues es muy fácil alejarse de la muchedumbre e ir a caminar en medio del desierto para conectar con esta tierra sagrada, llamada Jepira en dialecto wayuunaiki.

Es el lugar más agradable de la ciudad para dar un paseo y sentir la brisa refrescante del mar Caribe. El trayecto es ideal para apreciar las artesanías wayúu, entre las que se destacan las hamacas y mochilas tejidas a mano en vivos colores, para comer en uno de los numerosos restaurantes o simplemente para disfrutar de la playa que recibe a quienes desean bañarse o tomar un día de sol. A tan solo unos pasos del centro de la ciudad hay una buena oferta hotelera y desde allí se puede visitar el muelle turístico que permite apreciar la cercanía y belleza del mar desde tierra firme. Dir cl. 1

Es la plaza central de la ciudad y su nombre rinde homenaje al almirante José Prudencio Padilla, uno de los líderes navales más importantes de la historia de Colombia por su participación en la lucha por la Independencia y por fundar la Armada Nacional. Ubicada en cercanías al malecón, esta plaza es lugar de reunión y tertulia para los habitantes del centro de la ciudad y, sin duda, uno de los íconos de la identidad guajira. Dirección Entre cls. 2 y 4, y crs. 8 y 9.

Ubicada a un costado de la plaza Padilla, esta catedral de estilo colonial es sede de la diócesis de Riohacha y en ella se venera la imagen de la Virgen de los Remedios, a quien los locales llaman con cariño “la vieja Mello”. A ella le atribuyen el milagro de salvar a la ciudad de un fuerte huracán y de los ataques piratas. La Iglesia fue construida a finales del siglo XIX y ha sido declarada Bien de Interés Cultural de la Nación. dir Cl. 2 # 7-13 tel (5) 727 2442

Diseñado para los peatones y ubicado en pleno centro de la ciudad, en donde corre una agradable brisa, este callejón es ideal para sentarse a escuchar música, conversar y tomar una bebida fresca o comer en uno de los restaurantes de comida típica e internacional. En los alrededores hay además una gran variedad de bares, locales comerciales y bancos. Dirección Cr. 8 entre cls. 1 y 2.

Los amantes de las artesanías wayúu deben visitar este mercado que ofrece productos a muy buenos precios y sin intermediarios. Allí podrán encontrar desde las tradicionales mochilas y los chinchorros de colores, hasta los largos vestidos de tela que utilizan las mujeres en el desierto. Se recomienda visitarlo en las mañanas, y dedicar un tiempo a comparar los precios, la calidad y el diseño de los productos. Además de las artesanías se ofrecen alimentos como frutas, verduras y carnes. Aunque a simple vista no pueda distinguirse el orden, es sin duda un lugar interesante para acercarse a la cultura de la ciudad. Dir Cr. 6 entre cls. 37 y 40.

Dentro de su red de centros culturales, el Banco de la República ofrece en Riohacha un espacio dedicado a fortalecer la ciudadanía y los procesos identitarios del departamento de La Guajira. Con este objetivo desarrolla talleres y conferencias relacionadas con música, literatura, artes plásticas y patrimonio. En la sala principal alberga una colección de más de 21.000 libros, y en la sala infantil desarrolla actividades gratuitas de promoción de lectura y escritura, entre otras. En la página web se puede consultar la programación del centro. Dir Cr. 15 # 19-78 tel (5) 727 0990, 727 2307 PW www.banrepcultural.org/riohacha